Editoriales

Antes los abusadores y homosexuales no existían

Creo que nos encontramos en un momento histórico de nuestra sociedad, y muchos no lo entendemos. El statu quo está cambiando.

Según importantes investigaciones antropológicas, el ser humano carece de instintos, es decir, genéticamente no sabemos vivir, a comparación de un animal, quien desde su nacimiento sabe que hacer, sin importar el lugar ni año en que le toque vivir: un gato se comporta igual hoy en Las Parejas, como lo hizo hace siglos en el templo de algún Faraón-si estos existieron alguna vez- pero, el desarrollo del ser humano siempre dependió de la civilización a la cual le tocó pertenecer. Por lo tanto, no podemos hablar de “normalidad”, porque no existe un parámetro natural de como debemos comportarnos, de como debemos ser.

Dentro de décadas, este momento que estamos atravesando en argentina y gran parte del mundo, será recordado como el fin de la esclavitud. Miles de personas comenzaran a vivir con la tranquilidad de ser quienes y como sienten, y otro tanto aceptará esa realidad. El patriarcado se percibe como la opresión del hombre sobre la mujer, pero esto va más allá, porque acá los oprimidos somos todos. El hombre le dice a la mujer como debe ser, y el hombre le dice al hombre como serlo. Una serpiente que se atraganta con su cola.

Como lo fue en su momento la abolición de la esclavitud negra, estos se encontraron con libertad, pero no ante una sociedad que así lo comprendiera, por eso algunos pedían otra vez ser encadenados, con tal de tener pan y un techo. Pienso que en ese punto nos encontramos hoy, donde podes abrirte y declararte homosexual, pero quizá no encuentres trabajo y hasta tus familiares te desconozcan. Hoy la mujer puede decir que fue violada, pero para algunos quizá uso una falda muy corta. Como contó una mujer de la localidad de Maciel, mientras en su infancia era violada a punta de escopeta por su padre “me cansaba de gritar, quien puta me iba a escuchar en medio del campo”.

En los 60 el cantante Bob Dylan supo esribir:

“Vengan madres y padres de todo el mundo, no critiquen lo que no pueden entender, sus hijos e hijas tienen ahora el control. Su viejo camino esta corroído, por favor sálganse del nuevo si no pueden dar una mano, porque los tiempos están cambiando”

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte

X
Hola, seleccione el departamento con cual desea comunicarse.