Por el Mundo

Aosta: La Roma de Los Alpes

El comune de Aosta se encuentra en el extremo noroeste de Italia y al pie de la cadena montañosa de Los Alpes. Por su cercanía a Francia y a la región francófonona de Suiza, en esta ciudad se habla francés, que junto al idioma italiano conforman las dos lenguas oficiales de la región.

44841962_2018520724835538_5916038891546083328_o_2018520718168872.jpg
Calles de Aosta que terminan en Los Alpes.

Sus primeros habitantes se remontan a los tiempos de la prehistoria. Pero la ciudad vivió su época dorada durante la ocupación romana, quienes encontraron allí un punto estratégico superlativo en su plan de controlar la llanura padana. Con Los Alpes como barrera natural ante las invasiones barbáricas, Aosta logró sobrevivir al paso del tiempo conservando casi intacta su arquitectura bimilenaria. Hoy en día es considerada la segunda ciudad con más restos romanos visibles tan solo después de Roma, y de allí proviene su mote: “la Roma de Los Alpes”.

44763646_2018522198168724_4606153134182498304_o_2018522181502059.jpg
La ciudad está rodeada por varias capas de murallas.

Después de atravesar las murallas que circundan la ciudad, la primera impresión es la de un pueblo típico de montaña. Caminando un poco entre sus calles estrechas, rápidamente se hacen notar sus tesoros arqueológicos. El primero de ellos es el Arco di Augusto (25 a.C.). En linea recta desde este monumento, se encuentra el Ponte di Pietra, debajo del cual circulaba un brazo del Río Dora en la antigüedad.

44783354_2018520854835525_5971020185241387008_o_2018520851502192.jpg
Arco di Augusto.
44778838_2018523384835272_8470721246349230080_o_2018523378168606.jpg
Ponte di Pietra.
44758957_2018523204835290_419312533212495872_o_2018523198168624
Curso actual del Río Dora.

Ingresando por la Porta Pretoria se accede al centro antiguo, planificado y edificado bajo las órdenes de Augusto, el primer emperador romano en el siglo I a.C.

44770229_2018523541501923_3011278549924446208_o_2018523531501924.jpg

44849560_2018523674835243_3286461747438813184_o_2018523671501910.jpg
Construcciones romanas.

La obra arquitectónica más impresionante de la ciudad es sin dudas el Teatro Romano, del cual aún permanece en pie la impactante fachada lateral. Se estima que era capaz de albergar hasta 4.000 personas. En comparación, el Teatro alla Scala de Milán tiene capacidad para 2.000 personas y el Teatro Colón para 2.500.

44805197_2018520831502194_113667245791510528_o_2018520824835528.jpg

44930795_2018523328168611_8588253546095312896_o_2018523321501945.jpg

 

El medioevo

Si bien la ciudad permaneció a salvo de invasiones importantes, se cree que durante el medioevo, por el proceso de cristianización, muchas construcciones antiguas fueron destruidas y sus materiales reciclados para construir iglesias y otros edificios religiosos.

Es durante esta etapa que Aosta intensifica sus relaciones con el otro lado de los Alpes, integrando primero el Reino de Borgogna y después formando parte de la Casa Savoia, con capital en Chambery. El mayor legado de este período es el idioma francés.

44846171_2018522284835382_1698856833415905280_o_2018522261502051.jpg

44810209_2018522954835315_9002961573718786048_o_2018522944835316.jpg
Construcciones medievales.

Reunificación de Italia

En 1861 los imperios de la península itálica se unificaron creando el nuevo Reino de Italia. El mismo incluía en su territorio solamente la parte oriental de Los Alpes, es decir, dividía las históricas relaciones entre Aosta y los pueblos transalpinos, ahora integrantes del Segundo Imperio Francés.

Bajo el mandato del Conde de Cavour, flamante Primer Ministro del Reino, comenzó la carrera por encontrar una identidad nacional. Massimo d’Azeglio, integrante del Parlamento, resumió perfectamente la situación con su famosa frase “Ya hicimos la Italia, ahora hagamos a los italianos”.

Esto desató en los pobladores de Aosta una crisis de identidad encabezada por la pregunta “Qui sommes-nous?” (en francés, “¿quiénes somos nosotros?”). El italiano se establecía como lengua oficial y el francés pasaba a ser una “minoría”. “¿Somos franceses o italianos?”.

Las escuelas comenzaron a enseñar en los dos idiomas y el francés se conservó hasta el día de hoy, ya que los locales consideraron que hablar su lengua no sólo es su derecho, sino más bien una obligación, por el deber de defender las tradiciones y valores, las armas más importantes de un pueblo para su supervivencia.

“¿Somos italianos? Sí, pero diferentes.”

43561678_2018521778168766_2175292624938729472_o_2018521764835434.jpg

44912893_2018520768168867_4052189111337877504_o_2018520754835535.jpg
“Italianos que hablan francés”.
Manuel Giménez
Autor: Manuel Giménez

Músico oriundo de San Genaro radicado en Turín, Italia.

Intérprete de violín y piano. Se ha presentado en escenarios de Argentina, Bulgaria, Francia, Suiza, Alemania, Italia, Polonia, Macedonia y China.

Desde 2018, colabora como redactor para el medio digital SocialDay.

Contacto:
www.manuelgpiccoli.com
manuelzlp@gmail.com
facebook.com/manuelzlp
(+39) 347 902 4746 (Italia)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte

X
Hola, seleccione el departamento con cual desea comunicarse.