Por el Mundo

El gigante de Plovdiv, Bulgaria

Plovdiv se encuentra en el corazón de Bulgaria y su historia se remonta a más de 6.000 años en el pasado, es decir, antes de la fundación de Roma y Atenas. No es difícil de imaginar que en todo ese tiempo fueron varios los imperios que la gobernaron. Uno de sus más célebres conquistadores fue Filipo II de Macedonia, padre de Alejandro Magno, quien la rebautizó como “Filipópolis”, nombre alternativo de la ciudad hasta el día de hoy.

Pero quienes dejaron la mayor huella en la región fueron los romanos. Entre los sitios arqueológicos se destacan el Estadio Romano, con capacidad para 30.000 personas, y el Teatro Romano, uno de los mejores conservados de Europa. Ambas construcciones datan del siglo I de nuestra era.

43400499_1992975167390094_6252575344696492032_o.jpg

P_20181005_171154.jpg
Teatro Romano de Plovdiv.

P_20181006_133011.jpg

P_20181006_133307.jpg
Tribunas del Estadio Romano. (Siglo I)

El centro antiguo

La ciudad vivió una gran prosperidad durante los tiempos del medioevo y los siglos posteriores, bajo dominio otomano. El centro antiguo de Plovdiv es candidato a Patrimonio Mundial Unesco, ya que concentra entre sus calles el desarrollo arquitectónico de los últimos 2.000 años.

43201704_1992482110772733_6508873940377534464_o_1992482104106067.jpg

43293048_1992482467439364_1445982782663688192_o_1992482460772698.jpg

43389637_1992480127439598_8191918731434131456_o_1992480120772932.jpg

43169869_1992480247439586_2268412588272386048_o_1992480244106253.jpg

43178547_1992480830772861_2362909771524210688_o_1992480810772863.jpg

43346198_1992482227439388_8070438622303617024_o_1992482220772722.jpg

43220080_1992481984106079_3401537072488513536_o_1992481977439413.jpg

Plovdiv es hoy un importante punto de referencia cultural. Por su ferviente actividad artística, fue designada Capital Europea de la Cultura 2019.

IMG_2545.jpg

P_20181005_191944.jpg

P_20181005_202917.jpg

El gigante de Plovdiv

Dentro de Bulgaria, Plovdiv es conocida como “La ciudad de las siete colinas”. Justamente sobre la colina más alta se posiciona esta curiosa estatua. El gigante de 11 metros representa a un soldado soviético llamado Alyosha, diminutivo de Aleksey, nombre popular ruso que significa “defensor”,

IMG_2672.jpg

Los extranjeros que llegan por primera vez pueden sentirse intimidados, ya que el soldado es visible desde toda la ciudad. No obstante, es uno de los monumentos más amados por los ciudadanos de Bulgaria.

P_20181006_161902.jpg

P_20181006_154545.jpg
Vista de Plovdiv desde el Monumento a Alyosha.

Búlgaros y rusos conservan una importante amistad. Si bien Bulgaria se mantuvo independiente tanto del bloque soviético como del yugoslavo, fue la armada rusa quien liberó al pueblo búlgaro tras cinco siglos de dominación otomana. También, en la historia reciente, el ejército rojo jugó un papel determinante en la lucha contra el nazismo, que se apoderó de Bulgaria durante el tramo final de la guerra.

P_20181006_161807.jpg

El poeta ruso Robert Rozhdestvensky (1932 -1994) le dedicó un poema a esta estatua que bien podría aplicarse a cada soldado de cualquier guerra.

La siguiente es una traducción de la versión inglesa del poema.

 

La vista desde aquí es vasta como el océano.
El horizonte se disuelve en la bruma.
Como un ángel guardián,
Soldado Alyosha,
sobre la ciudad de Plovdiv
se alza.

Alyosha, el escultor cometió un error.
Tu mirada debe haber agobiado su estilo.
Su conocimiento sobre ti debe haber sido bastante poco.
O, tal vez, absolutamente nulo.
Parecés una piedra, gris y dormida.
Como una roca estúpida.
Estás triste en el concreto,
pero vos solías ser alegre.
Y siempre
dispuesto a conversar.

La neblina caerá sobre el bosque inmóvil,
haciéndolo tiernamente azul…
Alyosha, ahora soy casi
diez años mayor que vos…
Crecí después de la guerra,
pero soy bastante valiente.
He visto mucho,
vos has visto mucho más.
Has conocido lo que es perder la vida…
No es bueno molestar a los muertos.
Mejor me rindo. Renuncio. Lo dejo…
En vez de preguntar: “Alyosha, ¿cómo es la muerte?”
Pregunto: “Alyosha, ¿cómo es la vida?”

Mi pregunta puede sonar extraña, superficial,
pero necesito aclarar esto:
¿Estoy realmente viviendo la vida
por la cual vos dejaste de vivir?
Creeme,
¡es mi exámen constante!
Me lo cuestiono siempre.
Me miro a mi mismo, con compasión
a través de tus ojos implacables.
Y no me puedo esconder de esos ojos,
no me dejan descansar…

¡Tengo que vivir por dos vidas!
¡Hay dos corazones en mi pecho!
Ningún peligro me hará sentir miedo o ansiedad
Porque un soldado me cuida.

Alyosha,
estoy partiendo para Rusia.
¿Querés que le diga algo a tu mamá?

Fuentes:

https://vladivostok.com/speaking_in_tongues/rozhdestvensky.html (Poema en ruso e inglés)

http://www.plovdivguide.com/History-of-Plovdiv

http://www.plovdiv.bg/en/about-plovdiv/history/

Manuel Giménez
Autor: Manuel Giménez

Músico oriundo de San Genaro radicado en Turín, Italia.

Intérprete de violín y piano. Se ha presentado en escenarios de Argentina, Bulgaria, Francia, Suiza, Alemania, Italia, Polonia, Macedonia y China.

Desde 2018, colabora como redactor para el medio digital SocialDay.

Contacto:
www.manuelgpiccoli.com
manuelzlp@gmail.com
facebook.com/manuelzlp
(+39) 347 902 4746 (Italia)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte

X
Hola, seleccione el departamento con cual desea comunicarse.